Psicóloga clínica y social

Integradora social

Formadora de formadores

Tecnopedagoga

PsicoVan

Tu mano virtual Diversidad Funcional

  
  

Mover objetos con la mente. Un sueño del hombre y una necesidad para quienes sufren parálisis. Ya existen muchos ensayos y experimentos; de entre todos ellos, uno realizado en EE UU ha servido ahora para que una mujer paralítica haya sido capaz de alcanzar y tomarse una bebida por su cuenta, dirigiendo un brazo robótico mediante el uso de sus pensamientos.

La sonrisa en su rostro era notablePara la mujer que participaba en el estudio, esta fue la primera vez, desde su accidente cerebrovascular, que pudo tomar una bebida sin la ayuda de un cuidador. "La sonrisa en su rostro era notable", afirma el principal investigador del estudio, Leigh Hochberg, profesor de Ingeniería en la Universidad Brown (EE UU) y neurólogo del Hospital General de Massachusetts.

El estudio, financiado en parte por los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, está evaluando la seguridad y viabilidad de un dispositivo de investigación, llamado Sistema de Interfaz Neuronal BrainGate (un tipo de interfaz cerebro-ordenador) diseñada para poner a la robótica y otras tecnologías de asistencia bajo el control del cerebro.

Aprendieron a utilizar el sistema para agarrar objetos con un brazo robóticoEl trabajo, publicado en Nature, ha descrito cómo dos individuos con parálisis debido a un accidente cerebrovascular, aprendieron a utilizar el sistema BrainGate para alcanzar y agarrar objetos con un brazo robótico. En el ensayo, los participantes aprendieron a realizar tareas complejas con un brazo robótico, imaginando los movimientos de los brazos y las manos.

En una de las tareas, se montaron varios objetos de espuma, en palancas, sobre una mesa, y fueron programados para aparecer de uno e uno, en diferentes posiciones y alturas. Los participantes tenían menos de 30 segundos para atrapar cada objeto. Un participante fue capaz de atrapar objetos un 62% de las veces y, el otro, un 46%.

El estudio pone de relieve el potencial de uso, a largo plazo, y la durabilidad, del sistema, parte del cual se implanta en el cerebro para captar las señales que subyacen el movimiento intencional.

Un sensor de silicio integrado en el cerebro

El sistema BrainGate consta de un sensor para monitorear las señales del cerebro, y de un software y un hardware que convierten estas señales en comandos digitales para dispositivos externos. El sensor es un pequeño cuadrado de silicio, que contiene 100 electrodos, delgados como un cabello, que pueden registrar la actividad de pequeños grupos de células cerebrales (se implanta en la corteza motora, una parte del cerebro que dirige el movimiento).

El objetivo final es el de ayudar a las personas con parálisis a volver a conectar el cerebro a los miembros paralizados, en vez de a robots, según afirman los investigadores. En el futuro, el sistema BrainGate podría ser usado para controlar la estimulación eléctrica funcional del dispositivo, ofreciendo un estímulo eléctrico a los músculos paralizados.

 

Noticia extraida de 20monutos

Facebook