Psicóloga clínica y social


Integradora social


Formadora de formadores

PsicoVan

Tu mano virtual en Diversidad Funcional

  
  

Estamos inmersos en la era digital, rodeados de tecnología, donde muchos conocemos la simplificación de su uso, pero somos ingenuos al poder infinito de la misma ante la mejora de nuestra calidad de vida y aún más a personas con diversidad funcional.

Pero este desconocimiento ingenuo y el avance continuo de la tecnología hace pasar por alto la implicación de la misma en distintos ámbitos de la cotidianidad para mejorarla. Por poner un ejemplo, ¿el motor de un patinete eléctrico puede transformar una silla de ruedas en eléctrica? La respuesta es afirmativa, muestra de ello es handiwheel.

Pero vamos más allá, ¿por qué no utilizar el sistema del aspirador automático “rumba” para hacer una silla inteligente que incluso se puede mover con un chupete? Prueba de ello en este enlace.

Así podríamos seguir enumerando múltiples casos donde la tecnología facilita la cotidianidad de las personas con diversidad funcional. Pero, como he descrito en anteriores artículos, también nos ayuda a poder establecer relaciones sociales, tanto a nivel virtual (Puesto que las redes sociales pueden ser una ventana al exterior para aquellas personas que tienen dificultades o les es imposible salir de casa) como de forma presencial, dado que las tecnologías posibilitan una serie de herramientas para aquellas personas con dificultades en el habla o en la movilidad.

De esta manera, observamos cómo gracias a la tecnología podemos establecer conversaciones ya sean virtuales (a través de ayudas técnicas adaptadas a cada persona) o bien presenciales gracias a sintetizadores de voz o plafones que faciliten a las personas con diversidad funcional en el habla puedan establecer una conversación con otra persona ya sean con discapacidad o no.

Del mismo modo, vemos que la tecnología también facilita la potenciación de la igualdad, dado que todos actualmente solemos utilizar las tecnologías para comunicarnos pero aún más estas nos facilitan la comunicación si tenemos algún tipo de discapacidad.

Pero como es evidente la ayuda de la tecnología va más allá, mejorando y facilitando la creación de prótesis y robots para suplir nuestras limitaciones. Como hemos visto recientemente, la tecnología es capaz desde de crear una mano gracias a la impresión 3D hasta reconstruir una cara o crear una caja torácica para poder salvar o mejorar la vida de las personas que lo necesiten.

Ahora bien, la reflexión que quiero lanzar al vuelo es la siguiente: A nivel terapéutico, tecnología como la realidad virtual ¿podría servir de rehabilitación neuronal para regenerar o restablecer conexiones dañadas por una lesión cerebral a través de la estimulación de estas tecnologías?

Dicho de otro modo, mi reflexión se basa en que la realidad virtual permite exponer a la persona en un escenario no real en su cotidianidad, como puede ser un escenario para caminar o mover los brazos, esta simulación serviría de estimulación con lo cual estaría activando y recuperando patrones neuronales ratos o bien creando de nuevos.

Así pues, la pregunta sería: ¿con esta estimulación repetitiva se podrían crear o restablecer las conexiones dañadas? ¿A que es un tema apasionante? Pues si buscáis en Internet poco encontraréis.

Así pues, llego a la conclusión que la tecnología puede cambiar la vida de las personas con discapacidad pero aún falta mucho camino por recorrer e investigar.

neurona buscando luz

Facebook