Psicóloga clínica y social


Integradora social


Formadora de formadores

PsicoVan

Tu mano virtual en Diversidad Funcional

  
  

Como siempre digo, esta página se construye a partir de vuestras necesidades. A partir de los resultados de una encuesta realizada en la página de Facebook, se ha detectado la demanda de recopilar información sobres diferentes tipos de diversidad funcional.

Por ese motivo, en el presente apartado se irán describiendo todo tipo de discapacidades de las que solicitéis información.

Definición:

La sordoceguera es una discapacidad que resulta de la combinación de dos deficiencias sensoriales (visual y auditiva) En España hay 5.000 sordociegos 10% total.

Implica discapacidad que limita profundamente la comunicación, pierden orientación, conceptualización.

imagen de logo sordoceguera 

Clasificación

Congénita:

  • Suelen aparecer por afecciones únicas maternas, problemas de prematuridad y graves daños en los primeros meses de vida
  • El caso mas frecuente es el síndrome USHER que suele ser congénito, pero los síntomas no se manifiestan hasta mucho después.

Adquirida:

  1. En personas sordas de nacimiento que empiezan a tener problemas de visión de 8 a 12 años más frecuente.
  2. Personas sordas no totales que pierden la vista en la adolescencia,
  3. Personas que no padecen sordera ni ceguera, pero poco a poco van perdiendo la vista y el oído.

 

De Qué Depende Tener Un Tratamiento Comunicativo.

De que la persona sea PRELOCUTIVA o POSTLOCUTIVA

  • Prelocutiva: Tiene muchos problemas de comunicación, han de tener necesariamente una educación especial apropiada por que sino pueden llegar a adquirir retraso mental.
  • Postlocutiva: Tienen muchas posibilidades de que con  esfuerzo y adquisición del lenguaje signado la puedan tener.

 

Sistemas de Comunicación.

  1. Sistema alfabéticos
  1. Sistema dactilológico
  2. Sistema de letras mayúsculas con braille
  3. Maquina de escribir en tinta con relieve o braille
  4. Las Tablillas.
  • Sistema no alfabético
    1. Labiolectura
    2. Lenguaje Signado
    3. Símbolos.

     imagen alfabeto de signos y dactidológico

    Enlaces:

    Asociación de Sordociegos de España

    Federación Española de Sordoceguera (FESOCE)

    Apsocecat Associació Catalana Pro Persones Sordcegues

    Cultura Sordociega

    Cultura Sordociega

    Video

     

    La espasticidad y la distonías son síntomas paralelos y diferenciados que a veces se ven unidos por una discapacidad como la parálisis cerebral o patologías afines.

    movimientosNo está de más de enseñar el significado de cada una de ellas, así, sabemos que la espasticidad es la rigidez o tensión muscular y las distonías los movimientos involuntarios, mayoritariamente de las extremidades en ambos casos, aunque también se puede hacer extensible a cabeza y cuello.

    Estos síntomas, que se agudizan por motivos hormonales pero también, en la mayoría de los casos, emocionales, hacen desestabilizar el comportamiento físico de la persona, puesto que sentimos que no somos dueños de nuestro cuerpo y menos de nuestro movimiento. Si la espasticidad ya conlleva una excesiva rigidez muscular que acaba desembocando en dolor, pues imaginaros si lo combinamos con un cóctel de distonías intermitentes.

    Pues sí, asiduos lectores, se producen un huracán de sensaciones corporales difíciles de entender cuando no se pasan en primera persona. Eh ahí uno de los hándicap de la diversidad funcional, el transmitir lo que se siente y que la otra persona empatice. Quizás uno de los conflictos aparezca en ese punto.

    En este escrito quisiera describir, desde un punto de vista personal pero sin dejar la profesionalidad de este espacio, tanto las sensaciones y las emociones de la persona con esta sintomatología como la percepción del receptor. Porque al fin y al cabo las personas que lo vivimos también lo percibimos en nuestros iguales más cercanos. Somos agentes activos de ambos puntos de vista. ¿Es verdad o no?

    Para empezar, lo más fácil es describir aquello que vives y que sientes. Como sabéis asesoro desde dentro y en este caso también soy partícipe de este tornado que genera la combinación: la espasticidad con las distonías. A veces es como si nuestro cuerpo estuviese poseído, nos sentimos incapaces de controlar nuestros movimientos, de dirigir por ejemplo nuestra mano a un objeto, o incluso, nos vemos con la necesidad de pedir a otra persona que nos ponga el brazo de una determinada manera. Son sensaciones corporales que nos llevan a una impotencia sumergida en el nerviosismo y la rigidez, la cual se ve agudizada por ese sentimiento de frustración, rabia e impotencia.

    Ese cómputo de emociones se pueden ver dramatizadas desde fuera o se puede pensar que es una exageración controlable o manipulable, pero en todo caso, soportable o llevable. La inexperiencia de estas vivencias suelen llevar a tópicos como: estate quieta, ¿por qué te mueves tanto?, Pareces unas maracas, ¡pero contrólate!, Etc.. Son reacciones inocentes basadas en la ignorancia y el desconocimiento vivencial de esa situación corporal concreta.

    ¿Pero qué podemos hacer para evitar un conflicto entre ambas partes? Puesto que la persona también se siente inquieta al vernos de esa manera y a la vez, sin querer, con esos comentarios se tiende a aumentar el nivel del tornado espasticidad vs. distonía.

    Tan sólo podemos esperar a que nos pase, ya sea con estrategias de relajación o con algún relajante muscular e intentar explicarle a la otra persona que no podemos hacer nada de forma voluntaria ante esta situación muscular. Lógicamente, la otra persona también nos debe dar más tiempo para hacer las cosas o esperar a que nos relajemos. Y aunque es difícil de entender, debe respetar aquello que sentimos y le transmitimos, porque su comprensión y empatía pueden ayudar a nuestra relajación.

    Esto último puede sonar extraño pero tiene un sentido: si estamos inmersos en el huracán de tensiones y distonías y vemos que resulta molesto o inquietante para la otra persona, nos provocará un mayor auge esta combinación. En cambio si la otra persona se muestra indiferente o, por el contrario, comprensiva, nos puede ayudar a relajarnos puesto que no nos dan prisa por hacerlo. En ese sentido, la disponibilidad de tiempo es fundamental para conseguir que nos pase el huracán lo más pronto posible, puesto que nosotros mismos ya tendemos a inquietarnos ante la imposibilidad de controlar nuestro cuerpo. Así pues, en sintonía con lo aconsejado a la otra persona, también tenemos que darnos tiempo a nosotros mismos, o más concretamente, a nuestro cuerpo.

    Aunque suene a tópico, la buena armonía de la situación facilitará la relajación y la eliminación de los sentimientos o emociones descritas al principio de este artículo.

    La ecolalia es una alteración del lenguaje donde la persona repite involuntariamente una palabra o frase que acaba de pronunciar otra persona en su presencia, a modo de eco. Con frecuencia suelen repetirse las últimas palabras más que toda la frase.

    Difiere de las afasias en cuanto a la ausencia de intención en la repetición.

    Este tipo de repetición o eco representa un aprendizaje en los primeros meses de vida para el niño, es decir, puede representar una forma de adquisición del lenguaje mediante la imitación y repetición de lo que le dicen.

    Hay dos tipos de ecolalia: inmediata y suspendida.
    • La ecolalia inmediata es cuando un niño repite aquello que acaba de escuchar. Por ejemplo, un adulto puede preguntar, “¿Quieres zumo?,” y el niño lo repite, “¿zumo?,” en vez de contestar la pregunta.
    • La ecolalia suspendida es cuando un niño repite algo que escuchó hace horas, días o semanas antes. Es decir, el niño no repite las palabras o las frases inmediatamente después de que las escucha.
    Pautas de comunicación para dirigirse a un niño con ecolalia:
    • Uso de gestos y expresiones faciales simples.
    • Las instrucciones deben ser claras y cortas.
    • Usar un vocabulario familiar para el niño.
    • Realizar preguntas cerradas (sí o no).
    • Utilizar objetos (¿qué quieres la pelota o el coche? Enseñándoselo).
    • Esperar la respuesta del niño con paciencia.
    • Usar una voz calmada y pausada.

    Cuando estas repeticiones se alargan en el tiempo una vez adquirido el lenguaje, pueden convertirse en un trastorno del lenguaje. Pero también debemos tener en cuenta que representa un mecanismo de procesamiento de la información que muchas veces aparece cuando no se entiende lo que el interlocutor dice.

    Esta característica también es frecuente en algunos tipos de autismo, los cuales utilizan las repeticiones como herramienta de interpretación. Pero también es probable que la ecolalia sea el resultado de una lesión del lóbulo temporal dominante y de la parte próxima del lóbulo parental.

    Por ello, se puede presentar en algunos trastornos generalizados del desarrollo y esquizofrenia; no hay que confundirlo con que el sujeto lo repita por falta de entendimiento, que también se da el caso.

     

    Os dejo un video que lo he encontrado muy explicativo:

    Webgrafia:

    http://ebookbrowse.com/ecolalia-y-adquisicion-del-lenguaje-en-ninos-autistas-implicaciones-de-cara-a-la-intervencion-pdf-d421513036

    http://informaciona.com/ecolalia-y-autismo

    Cuando me solicitaron los seguidores en Facebook un artículo sobre el autismo, me surgió la duda de cómo enfocarlo. Sí, como psicóloga clínica puedo describir las características generales del espectro autista, pero pienso que gracias a las nuevas tecnologías de la información este aspecto está sobradamente cubierto y no creo que sea de utilidad repetir algo que ya existe. Pero por otra parte, también es bueno tener una visión esquematizada del perfil autista.

    En segundo lugar, también me planteo quién soy yo para exponer una visión generalizada o estandarizada del autismo. En mi opinión, cada ser humano es diferente y único, por lo que no me veo en la disposición de etiquetar o basarme en características generales para elaborar unas pautas de comunicación con este tipo de personas.

    A partir de ahí me gustaría ir más allá, darle la vuelta a la tortilla y porque no, pensar como si los neurotípicos (como nos llaman ellos) fueran ellos, las personas con autismo, en vez de la población estandarizada, por decirlo de algún modo.Imagen representativa

    Porque la visión de la realidad de las personas con autismo debe ser atípica? o utilizando un vocabulario simple, anormal? Si reflexionamos sobre ello, la teoría nos dice que la realidad es subjetiva por lo que no nos deberíamos alarmar cuando según que tipo de personalidad ve las cosas de diferente manera. Me planteo si la persona que se supone que no tiene autismo sería capaz de ver los objetos como números o memorizar automáticamente una imagen y ser capaz de dibujarla. Esto demuestra que el autismo no conlleva un retraso intelectual sino, a mi modo de ver, se genera un cambio de percepción.

    También soy consciente que el autismo conlleva inconvenientes puesto que el principal rasgo de personalidad es la introversión, factor que le impide o dificulta socializarse. En este sentido, a nivel psicológico sí que conviene una intervención profesional que le facilite tanto a la persona con autismo como a su entorno unas pautas para mejorar la comunicación.

    Es por ello que, volviendo a mi principio de subjetividad, creo que lo más adecuado es ofrecer una bibliografía basada en casos reales, donde son las propias personas con autismo o familiares quienes relatan sus vivencias, percepciones y sentimientos. ¿Quién mejor que los propios protagonistas para ofrecer una autoayuda en este ámbito? A continuación pongo a vuestra disposición un listado de libros que pueden servir de autoayuda.

    También, como he dicho al principio, no está de más realizar una reseña de las principales características que pueden tener las personas con algún espectro autista, así como las consecuencias de cada rasgo de la personalidad. Creo interesante saber porque actúan de una manera determinada, dado que sabiendo el por qué de cada actitud podamos comprender y ayudar mejor a las personas.

    ¿Qué es el autismo?

    El trastorno del espectro autista (ASD) es una gama de trastornos complejos del  neurodesarrollo, caracterizado por impedimentos sociales, dificultades en la comunicación, y patrones de conducta estereotípicos, restringidos y repetitivos.  El trastorno autista, a veces llamado autismo o ASD clásico, es la forma más grave de ASD, mientras que otras afecciones a lo largo del espectro incluyen una forma más leve conocida como síndrome de Asperger, una afección rara llamada síndrome de Rett, el trastorno de desintegración infantil y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado (generalmente conocido como PDD-NOS).  Aunque ASD varía significativamente en carácter y gravedad, se produce en todos los grupos étnicos y  socioeconómicos y afecta a todos los grupos etarios.  Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de tener ASD que las mujeres. (citado en National Institute of Neurological Disorders and Stroke)

    Se considera una persona como autista, cuando el niño tiene al menos siete de las siguientes características:
    • Su lenguaje es inexistente, limitado o dejan de hablar.
    • Ecolalia, repite lo que dice o lo que oye
    • No contesta a los sonidos (los ignora)
    • Obsesión por algunos objetos, dibujos, números…
    • Obsesión por el orden y la rutina, no soporta cambios.
    • Organiza los objetos excesivamente o los tiende a poner en línea
    • No existe contacto visual
    • No se socializa con los demás niños
    • No obedece ni sigue instrucciones
    • No le gusta el contacto físico
    • Puede aletear las manos (como si estuviera volando) constantemente
    • Se mece a sí mismo
    • Se queda quieto viendo hacia un punto (como hipnotizado)
    • Camina de puntillas
    • No soporta ciertos sonidos o luces
    • Hiperactivo o por lo contrario excesivamente pasivo
    • Puede ser agresivo y/o auto agredirse.
    • Se enoja mucho y hace rabietas sin razón
    • Comportamiento repetitivo
    • Entre otros

    A veces nos preguntamos ¿qué será lo que está pensando? ¿Cómo verán ellos la vida? Pues varias investigaciones nos han dado respuestas que nos ha ayudado a comprenderlos.

    • Pensando por medio de imágenes: ¿Se imagina estar constantemente pensando en imágenes cuando nos piden dar una definición o algún concepto? Para nosotros es muy fácil que nos pongan a definir un coche, sin embargo una persona autista tiene que tener la imagen de varios coches, diferentes tamaños, colores, estilos, etc., para poder encontrar una similitud entre ellos y definirlo.
    • Escuchando todo con el mismo tono: ¿Cuántas veces han estado en un bar y logran escuchar lo que la persona al extremo opuesto de su mesa está diciendo, a pesar de que el resto de la mesa esté hablando al mismo tiempo y las demás personas del bar también? Siempre, debido a que nuestro cerebro separa o ignora las demás voces y se concentra en lo que desea escuchar. Las personas con autismo no tienen este filtro, todo lo que escuchan tiene el mismo volumen. Por ello, es que los autistas no soportan algunos sonidos y hacen “berrinches”, ya que, por lo general, muchos de estos sonidos los lastiman.
    • Dificultad para ver personas: ¿Se imagina que es creer que cada persona lo está viendo de forma agresiva? Esta es la razón por lo que las personas con autismo evitan tener un contacto visual con las personas. Ellos ven las miradas de una forma muy agresiva e intolerante, por lo que prefieren relacionar a la persona con ciertas características, por ejemplo su pelo, olor, cuello, voz, etc.
    • Incapacidad para reconocer estados de ánimo: Para las personas con autismo es difícil darse cuenta si la persona frente a él está triste o contenta, por lo que les es muy difícil socializarse.
    • Auto estimulación:¿Qué sentiríamos si tuviéramos los cinco sentidos en un 500% más sensible, y que además de ello no podamos darnos a entender cuando algo nos sucede? Las personas con autismo utilizan cualquier movimiento repetitivo o  el quedarse inmóvil como técnica para bloquear los estímulos externos, lo cual les causa un grado de relajación y placer.

     

    Instrumentos de evaluación:

    La página web http://espectroautista.info/  nos ofrece una batería de tests:

    1. Cociente de Empatía (EQ)
    2. Cociente de Empatía / Sistematización (versión para Niños) (EQC_SQC)
    3. Cociente de Espectro Autista (AQ)
    4. Cociente de Espectro Autista (versión para Adolescentes) (AQA)
    5. Cociente de Espectro Autista (versión para Niños) (AQC)
    6. Cociente de Espectro Autista Abreviado (AQS)
    7. Cociente de Sistematización (SQ)
    8. Cociente de Sistematización Revisado (SQR)
    9. Cuestionario de Alexitimia en Línea (OAQ)
    10. Cuestionario de Amistad (FQ)
    11. Cuestionario de Cribaje para el Espectro Autista (ASSQ)
    12. Cuestionario de Cribaje para el Espectro Autista (extensión para chicas) (ASSQ_GIRL)
    13. Cuestionario de Cribaje para el Espectro Autista (versión revisada extendida) (ASSQ_REV)
    14. Cuestionario de estrategias de acoso psicológico (LIPT60)
    15. Cuestionario de Expresividad de Berkeley (BEQ)
    16. Cuestionario del Bebé y Niño Pequeño (CSBSDP)
    17. Cuestionario del Fenotipo Ampliado del Autismo (BAPQ)
    18. Cuestionario de Regulación Emocional (ERQ)
    19. Cuestionario de Salud General (GHQ28)
    20. Cuestionario Individual sobre PSicoterror, Negación, Estigmatización y Rechazo en Organizaciones Sociales (CISNEROS)
    21. Entrevista Diagnóstica para el Síndrome de Asperger (ASDI)
    22. Escala Australiana para el Síndrome de Asperger (ASAS)
    23. Escala Autónoma para la Detección del Síndrome de Asperger y el Autismo de Alto Nivel de Funcionamiento (EA)
    24. Escala Breve de Miedo a la Evaluación Negativa (BFNE)
    25. Escala de Alexitimia de Toronto (TAS20)
    26. Escala de Alexitimia para Observadores (OAS)
    27. Escala de Ansiedad en las Citas para Adolescentes (DASA)
    28. Escala de Ansiedad Social para Adolescentes (SASA)
    29. Escala de Ansiedad y Depresión de Goldberg (GADS)
    30. Escala de Autoestima de Rosenberg (RSES)
    31. Escala de Comportamiento de Cambridge (CBS)
    32. Escala de Depresión de Zung (ZDS)
    33. Escala de Esferas de Control (SOC3)
    34. Escala de Evitación y Malestar Social (SADS)
    35. Escala de Expresividad Emocional (EES)
    36. Escala de Liebowitz para la Ansiedad Social (LSAS)
    37. Escala del Trastorno de Ansiedad Generalizada (GAD7)
    38. Escala de Miedo a la Evaluación Negativa (FNES)
    39. Escala de Satisfacción con la Vida (SWLS)
    40. Escala de Soledad de UCLA (ULS)
    41. Escala de Timidez Revisada de Cheek y Buss (RCBS-13) (RCBS13)
    42. Escala de Timidez Revisada de Cheek y Buss (RCBS-20) (RCBS20)
    43. Escala Rasgo de Metaconocimientos sobre Estados Emocionales (TMMS24)
    44. Escala Revisada de Anhedonia Social (RSAS)
    45. Evaluador de Asperger en Adultos (AAA)
    46. Inventario de Espectro Autista (IDEA)
    47. Inventario de Fobia Social (SPIN)
    48. Lista de Emociones Positivas y Negativas (PANAS)
    49. Lista de Verificación para el Autismo en Niños Pequeños (CHAT)
    50. Lista de Verificación para el Autismo en Niños Pequeños Cuantitativa (QCHAT)
    51. Lista de Verificación para el Autismo en Niños Pequeños Modificada (MCHAT)
    52. Test Infantil del Síndrome de Asperger (CAST)
    53. Índice de Reactividad Interpersonal (IRI)

     

    ¿Qué es la Epilepsia?

    Es un trastorno cerebral que se caracteriza por convulsiones recurrentes de algún tipo. La epilepsia es un término que indica cualquier trastorno caracterizado por convulsiones recurrentes y una convulsión es un trastorno pasajero que afecta la función cerebral y está dado por una descarga neuronal paroxística anormal.

    Las causas comunes de epilepsia abarcan:
    • Accidente cerebrovascular o accidente isquémico transitorio (AIT)
    • Demencia, como el mal de Alzheimer
    • Infecciones, como absceso cerebral, meningitis, encefalitis y SIDA
    • Lesión cerebral que ocurre durante o cerca del momento del nacimiento
    • Lesión cerebral traumática
    • Otra enfermedad que dañe o destruya el tejido cerebral
    • Problemas cerebrales presentes al nacer (anomalía cerebral congénita)
    • Trastornos metabólicos presentes al nacer (como fenilcetonuria)
    • Tumor cerebral
    • Uso de determinados medicamentos, como antidepresivos, tramadol, cocaína y anfetaminas
    • Vasos sanguíneos anormales en el cerebro
    ¿Qué hacer?

     

    Más información:

    http://www.todosobreepilepsia.com/

    http://es.wikipedia.org/wiki/Epilepsia

    http://www.apiceepilepsia.org/tipos.htm

    Facebook