Psicóloga clínica y social


Integradora social


Formadora de formadores

PsicoVan

Tu mano virtual en Diversidad Funcional

  
  

Tengamos discapacidad congénita o adquirida, siempre hay momentos de bajón en nuestro día a día. Momentos en que nos preguntamos el por qué…:

  • ¿Por qué a mí?
  • ¿Por qué estoy así?
  • ¿Por qué no puedo hacer esto…?
  • ¿Por qué dependo de un tercero?

Son por qué’s que, en ocasiones, pueden llegar a producir:

  • Ansiedad
  • Frustración
  • Tristeza
  • Rabia
  • Impotencia
  • O incluso, depresión

Pero… ¿hay respuesta para esos por qué’s? En la mayoría de los casos no la hay, la vida nos ha llevado a esa situación de dependencia. Sólo podemos intentar apaciguar estos síntomas de malestar.

¡Ósea que vamos a lo práctico!

Estos ¿Por qué’s? suelen surgir ante la imposibilidad de hacer algo que queremos, ¿verdad? Y somos conscientes que tenemos dos opciones:

  • Martirizarnos a nosotros mismos con el ¿Por qué?
  • O pasar página

¿Cuál elegirías? ¿La segunda buscando alternativa? No, por lo general se elige la primera porque los humanos nos guiamos por los impulsos.

El psicoanálisis emplea el término pulsión (impulso que tiende a la consecución de un fin) para el estudio del comportamiento humano. Se denomina pulsión a las fuerzas derivadas de las tensiones somáticas en el ser humano, y las necesidades del ello; en este sentido las pulsiones se ubican entre el nivel somático y el nivel psíquico.

La pulsión es un impulso que se inicia con una excitación (estado de tensión), y cuya finalidad última es precisamente la supresión de dicha tensión.

Son estas pulsiones las que nos hacen elegir casi siempre la primera opción, resistiéndonos a la sacrificación del no poder. Impulsos que nos evocan a los distintos por qué’s, invadiendo nuestro espectro creativo e impidiendo pasar página.

Así pues, quizás no podemos hallar el “por qué” de nuestras inquietudes, pero por lo menos hemos intentado buscar explicación al por qué del surgimiento de estos por qué’s, anticipador siempre de la segunda opción.

 

Facebook